Voz-prevenir-janaina-mendes
“Prevenir es mejor que curar”, esta frase clásica es muy conocida, pero muy poco seguida. La mayoría de las personas buscan ayuda profesional sólo cuando tienen una enfermedad. Con la voz pasa igual, las personas buscan ayuda después de varios episodios de ronquera o afonía, y cuanto más tarde se busca ayuda, peor puede ser o pronóstico de la cura.

Principalmente aquellos que tienen la voz como su herramienta de trabajo deben estar atentos a la primera señal de una patología vocal y buscar ayuda antes de que esta avance a algo más grave.

Pero…. ¿Yo soy un profesional de la voz?

De acuerdo con el uso y la demanda vocal, los profesionales pueden ser clasificados en 4 niveles: (Koufman & Isacson, 1991)*

Nivel I: cantantes y actores, los cuales una pequeña alteración vocal traerá consecuencias para su profesión.

Nivel II: demás profesionales de la voz hablada (profesores, locutores, presentadores, etc), los cuales una alteración de grado moderado traería impacto negativo en su profesión.

Nivel III: profesionales como médicos, abogados, comerciales y otros que no podrán ejercer su trabajo si sufren una alteración vocal severa.

Nivel IV: las varias profesiones que no se ven afectadas aunque tengan una alteración vocal en un grado severo.

Es importante reconocer en cual nivel de uso de la voz está tu profesión, y si eres un profesional de la voz, no dejar que aparezca un problema para buscar ayuda. La mayoría de las alteraciones vocales pueden ser tratadas sólo con terapia vocal: por el Método VoicePRO trabajamos con auto conciencia corporal y vocal, ejercicios facilitadores de la emisión vocal, ejercicios corporales, atención in loco,  respiración y cambio de hábitos. En otro post describiremos como funciona todo el proceso.

Os dejo las 4 etapas de la principal patología vocal en profesionales de la voz, los nódulos o callos en las cuerdas vocales para que aprendáis a identificar una alteración con sus primeras señales.

Las cuerdas vocales no duelen, el primero síntoma de una alteración vocal es la ronquera:

1ª fase: Voz ronca a ratos o días, principalmente después del uso continuado de la voz, que mejora después de reposo vocal. Las cuerdas vocales se presentan hinchadas (edema) o inflamadas.

2 ª fase: Voz ronca casi que diaria, quiebros en la voz, dificultad para subir de tono o alcanzar tonos agudos. Las cuerdas vocales siguen hinchadas (edema) y empieza a formarse en el tercio medio de las cuerdas vocales una nueva estructura de tejido suave e inflamado.

3 ª fase: Ronquera permanente, voz “rota”, no habla en agudos y ni los alcanza para cantar. El tejido suave e inflamado ha endurecido y se convirtió en una lesión similar  a un callo, los llamados nódulos de cuerdas vocales.

Hasta la 3 ª  fase, con la terapia de voz (Método Voice PRO), ejercicios y cambios de hábitos vocales la hinchazón y los nódulos desaparecen y la voz vuelve al normal. En la 3 ª fase ya con la lesión establecida con 12 sesiones del Método Voice PRO se eliminan los nódulos.

4 ª fase: Voz muy ronca. Dificultad para hablar periodos largos, seguido por una incoordinación entre habla y respiración. Nódulo fibroso. Mientras más se prolongue el abuso de la voz más se agrandarán y endurecerán los nódulos. El tratamiento es quirúrgico, con anestesia general se accede a las cuerdas vocales a través de la boca para extirpar los nódulos. El post quirúrgico: reposo vocal absoluto (sin hablar, o susurrar) alrededor de 14 días.

Así que, no esperes, si te encuentras ronco con frecuencia, busque ayuda profesional. Acuérdese: ¡Voz, si la tienes, cuídala!

*KOUFMAN, J.A. & ISACSON, G. Voice Disorders. Philadelphia: W.B. Saunders, 1991.

 

Crédito Imagen: AndresThor – Flickr

Facebooktwitterlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *