¿Que es el mucus o moco?

Segundo la RAE http://dle.rae.es/?id=PT8MVi9 el nombre viene del latín muccus y significa: Humor espeso y pegajoso que segregan las membranas mucosas, y especialmente el que fluye por la nariz.

Es aquella substancia viscosa de origen biológico que tiene como función primaria y más importante mantener humectado el epitelio. Es producido por un tipo especializado de células glandulares secretoras y están presentes en los revestimientos  epiteliales de las mucosas de las vías respiratorias y del sistema digestivo. De acuerdo con el Dr. Michael M. Johns III, médico otorrinolaringólogo en la Universidad Emory. “El moco es el aceite en el motor, sin moco, el motor se atasca”. Se produce cuando es necesaria la protección de determinadas superficies actuando como una manta protectora sobre ellas, protegiéndolas en las  situaciones de deshidratación, ataque químico y bacteriológico. Además el moco tiene viscosidad y actúa como una especie de papel mosca, que atrapa las sustancias no deseadas como las bacterias y el polvo antes de que puedan entrar en el cuerpo – en particular las vías respiratorias. http://www.definicionabc.com/salud/mucus.php

Hay una creencia popular que la leche es mala para la voz porque aumenta la secreción de moco. Tal hecho es apoyado por algunos autores cuando hablan sobre los cuidados con la voz que asocian los efectos negativos de la leche sobre la misma. Sataloff1, Andrada2, Pinho3 y Behlau4 dicen que la leche y sus derivadas deben ser evitadas por aumentaren la secreción de moco en el tracto vocal dificultando la vibración de las cuerdas vocales. Sin embargo Jackson-Menaldi5 refiere que no hay alimentos específicos que alteren la voz.

Tal creencia puede que venga desde Moses Maimonides6, médico judío que vivió en el siglo XII, que relató que en la medicina popular fue común prohibir la leche para los asmáticos porque estimulaba la producción de moco exacerbando los síntomas del asma.

No obstante, encontramos estudios que no corroboran tal relación entre la leche y el aumento o espesamiento de las secreciones.

En este estudio7, se investigó si “la leche produce moco”. La conclusión fue que no se puede detectar una asociación estadísticamente significativa entre la ingesta de leche y productos lácteos y los síntomas de la producción de moco en adultos sanos, asintomáticos o sintomáticos, con infección por rinovirus (causante del resfriado común).

Otro estudio8 compara la ingestión de leche entera, desnatada y agua en 11 sujetos asmáticos y 10 no asmáticos. A continuación se midió el volumen espiratorio forzado, el flujo espiratorio forzado y capacidad de difusión pulmonar. Los resultados fueron que en los dos tipos de leche no cambiaron significativamente el volumen espiratorio forzado o el flujo espiratorio forzado en ninguno de los grupos. Sin embargo, en el grupo asmático la capacidad de difusión pulmonar disminuyó progresivamente por hora después de la leche entera pero no después de agua o leche desnatada. En el grupo no asmático, no se observaron efectos significativos en la capacidad de difusión pulmonar después de cualquiera de los líquidos. Estos datos sugieren que los lípidos de la leche pueden perturbar el intercambio gaseoso en pacientes asmáticos.

En un cuestionario9 diseñado para medir el “efecto moco de la leche” se basó en las sensaciones y los síntomas después de beber la leche. Lo contestaron 169 personas de los cuales 70 sostenían que la leche produce moco. De las 14 variables indicadoras del efecto moco-leche, tres mostraron aumento significativo después del consumo de 300 ml de la bebida de prueba. Se trataba de “revestimiento de la boca, garganta o lengua” (aumento del 39%), “necesidad de tragar mucho” (aumento del 31%) y “saliva más gruesa, más difícil de tragar que antes”. Estos aumentos ocurrieron en ambos grupos de leche y placebo. Se concluye que el efecto medido no es específico de la leche de vaca, pero puede ser duplicado por una bebida de leche de vaca con características sensoriales similares.

Bartley y McGlashan10, señalan que hay algunos prerrequisitos, y no solamente una causa y efecto como: beber leche/aumento de la secreción, que explicaría porque en algunas personas se aumenta la producción de moco del tracto respiratorio. Estos prerrequisitos podrían explicar por qué sólo un subgrupo de la población, que ha aumentado la producción de moco del tracto respiratorio, encuentra que muchos de sus síntomas, incluyendo el asma, mejoran en una dieta de eliminación de lácteos.

De acuerdo con una investigación australiana7, el 30% de la población cree que el consumo de la leche estimula la producción de moco.

Se preguntó a 345 consumidores australianos si el consumo de la leche integral, desnatada y de soja están asociadas al aumento del moco. El 46% de los 111 consumidores de leche integral, el 25% de los 121 consumidores de la leche desnatada y el 11% de los consumidores de la leche de soja dijeron que sí11.

Muchas veces adoptamos determinados comportamientos basados en creencias que pasan de boca oreja algunas sin comprobación científica. En una encuesta12 con 330 padres 58,5% creían en la relación entre leche y mocos y 21,8% no, 19,7% no tenían opinión. De los 193 padres que creían que la leche aumenta el mocos se les pregunto donde obtuvieron esta información. En 58 casos la información fue proporcionada por la familia, en 19 casos por el pediatra, 36 casos de otros médicos y en 5 casos esta información fue dada por otros profesionales de la salud.

Se envió una encuesta9 a 70 personas que creían que la leche produce más moco y a 99 personas que no creían que la leche produce moco. Ellos fueron invitados a describir las sensaciones que tenían después de beber leche. Los que creían, relataran que el lugar más común que se notaba alguna sensación diferente era en la garganta (94,3%), seguida de la parte posterior de la garganta (41,4%), nariz (37,1%) y boca (31,4%). Los síntomas más comunes mencionados fueron carraspera (52,8%), tos (50%), dificultad para tragar (21,4%), salivación (21,4%) y catarro (10%).

La posibilidad que la ingesta de la leche aumente la viscosidad o espesura del moco puede explicarse por la floculación de la leche después de la mescla con la saliva. Esa mescla afecta la sensación en la boca y otros aspectos sensoriales, pareciéndose a la sensación de mucosidad13.

En algunos tipos de medicina alternativa, las personas con asma bronquial se les aconseja no comer los llamados alimentos que forman moco, especialmente todo tipo de productos lácteos, este estudio14 no apoya esta teoría. Sin embargo, hay algunos casos documentados en los que las personas con alergia a la leche de vaca presentaron síntomas similares al asma.

Lo que vemos es que hay muchas teorías y explicaciones15,16, pros y contras la leche y la voz. Así que, delante de tanta discordancia entre teorías, cabe a cada uno evaluar y sacar sus propias conclusiones de acuerdo con sus creencias, vivencias y uso de voz.

Lo que hay que tener siempre en cuenta es: Voz, si la tienes, ¡cuídala!

Janaína Mendes Laureano
Fonoaudióloga Colegiada 28/0852

Bibliografia:

  1. Sataloff, RT; Piegel, JR. Care of professional voice. Otolaryngol. Clin. North. Am.,1991.
  2. Andrada, MAS ; Costa, HO. Voz cantada. Editora Lovise, 1998.
  3. Pinho, SMR. Manual de Higiene Vocal para Profissionais da Voz. Pró Fono, 1997.
  4. Behlau, M ; Feijó, D ; Madazio, G; Rehder, MI; Azevedo, R; Ferreira, AE. Voz profissional: aspectos gerais e atuaçao fonoaudiológica. In: Voz. O libro do especialista. Volume II. Behlau, M. Revinter. 2005.
  5. Jackson-Menaldi MCA. La voz normal. Buenos Aires: Panamaericana; 1992.
  6. Rosner, F. Moses Maimonides’ treatise on asthma. J Asthma 21:119-129, 1984.
  7. Pinnock CB, Graham NM, Mylvaganam A, Douglas RM. Relationship between milk intake and mucus production in adult volunteers challenged with rhinovirus-2. Am Rev Respir Dis. Feb;141(2):352-6. 1990.
  8. Haas F, Bishop MC, Salazar-Schicchi J, Axen KV, Lieberman D, Axen K. Effect of milk ingestion on pulmonary function in healthy and asthmatic subjects. J Asthma. 28(5):349-55. 1991.
  9. Arney WK, Pinnock CB. The milk mucus belief: sensations associated with the belief and characteristics of believers. Appetite 20:53-60, 1993.
  10. Bartley J, McGlashan SR. Does milk increase mucus production? Med Hypotheses. Apr;74(4):732-4. 2010.
  11. Bus AEM, Worsley A: Consumers’ health perceptions of three types of milk: a survey in Australia. Appetite. 40:93-100, 2003.
  12. Lee C, Dozor AJ: Do you believe milk makes mucus? Arch Ped Adolesc Med. 158:601- 603, 2004.
  13. Vingerhoeds MH, Blijdenstein TBJ, Zoet FD, van Aken GA: Emulsion flocculation induced by saliva and mucin. Food Hydrocolloids. 19:915-922, 2005.
  14. Wüthrich B, Schmid A, Walther B, Sieber R. Milk consumption does not lead to mucus production or occurrence of asthma. J Am Coll Nutr. Dec;24(6 Suppl):547S-55S. 2005.
  15. Santin, J. Consumo de leite não leva à produção de muco ou ocorrência de asma. https://www.milkpoint.com.br/cadeia-do-leite/leite-saude/consumo-de-leite-nao-leva-a-producao-de-muco-ou-ocorrencia-de-asma-parte-12-72789n.aspx
  16. Fontes VS; Oliveira CG. Alimentação como fator relevante à saúde vocal: alimentos que proporcionam efeitos benéficos e malfeitos para a produção da voz. HU Revista. v.42, n.1, p.19-25, Jan./Jun. 2016.

Jornadas Internacionales Semana mundial de la Voz – Inscríbete

Facebooktwitterlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *