Adiós afonía: ¡Hable y cante todo lo que quieras sin perder tu voz!

Las cuerdas vocales después del uso continuado de la voz se fatigan, y esto se refleja a través de la ronquera, afonía o un dolor en el cuello. Para hablar o cantar gastamos energía. Los profesionales de la voz son considerados atletas vocales por el nivel de exigencia que tienen del uso de la voz. Por esta razón, una buena alimentación antes del uso continuado…